Archivo de la etiqueta: Ciclismo

Cinco consejos para iniciarse en el ciclismo

IMG_20160808_175931

¿Te has dado cuenta de que cada vez hay más bicicletas por tu ciudad? Vas un día laborable por el núcleo urbano de tu municipio andando y puede que te pesen un poco las piernas porque has decidido dejar de usar tanto el coche: el combustible es un poco caro y, de paso, le ahorras un poco de contaminación a tu ciudad.

Mientras caminas te das cuenta de que hay más bicicletas de las que veías desde el coche. Y no sabes si es coincidencia o no, pero desde luego la gente va menos encabronada en bici que con el coche. Las dos ruedas te generan cierta simpatía. Te gusta la bicicleta, de hecho, en el pueblo, con algunos años menos, eras el que más y mejor andaba de toda la cuadrilla.

Una tarde decides “quitar la carbonilla” de tu bicicleta que tenías en el trastero. La miras y parece que todavía se conserva bien. Todos los cables tienen tensión, los frenos parece que frenan y la cadena no parece que se haya oxidado por la humedad. Los cambios no están del todo ajustados y rozan un poco, pero bueno, tampoco vas al Tour.

Te da un poco de miedo salir a andar un rato, hace tiempo que no salías y, bueno, sí, el que tuvo retuvo, ya, pero es que ha pasado tanto tiempo… Te planteas empezar a ir al trabajo en bici, pero temes que de casa al trabajo puedas tener algún percance. No te preocupes. Aquí tienes cinco consejos para inicarte en el ciclismo:

  • Protección: El casco. Sí o sí. En ciudad no es obligatorio pero si no eres el más habilidoso sobre la bicicleta, al menos de momento, mejor usar casco. A ver si por una caída tonta vas a tener una avería seria… Para los que seáis más habilidosos, sí, la habilidad y la experiencia ayuda a evitar caídas, pero no es una garantía de por vida para evitar accidentes. Ponte el casco.
  • Frenos en buen estado: No hace falta tener la bicicleta recién salida del taller a diario para ir seguro. Por algún sitio, el autor de esta entrada ha leído que el propio Alejandro Valverde se asegura de que los frenos frenan adecuadamente antes de cada etapa. Y eso que tiene un equipo de mecánicos profesionales detrás de él. Si Valverde revisa los frenos, ¿quién somos nosotros para no hacerlo? La tensión del cable adecuada y las zapatas sin desgastar.
  • Los frenos son para frenar: No tengas miedo de usar los frenos. Si te sientes inseguro, frena hasta que puedas trazar una curva con tranquilidad y seguridad. Los frenos no son un adorno, son una parte fundamental de la bicicleta. La bicicleta se conduce con los frenos.
  • Autosuficiencia: Lleva algún repuesto. Desmontables, una cámara de aire y una bomba pequeña son necesarios y es lo básico para el problema más habitual y repetido. A ver si vas a pinchar y vas a llegar tarde, o ni llegas, allá donde vayas. No mendigues materiales a los demás.
  • Seguridad vial: Es posible que haya muchos de bicicleta de montaña, pero si vas a ir por la carretera, que entre tu hogar y el monte seguro que hay alguna carretera, ¿qué menos que saberse las normas de circulación? Las bicicletas son vehículos, y como vehículos tienen que respetar las normas de circulación. No es ético pedir metro y medio de separación mientras nos saltamos semáforos, escuchamos música o sacamos el móvil.

 

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada

Fotografía: J. Cortés

Bilbao, 1992. Periodista por la Universidad del País Vasco desde 2015, con experiencia en medios radiofónicos locales y autonómicos.

Máster en Derecho Deportivo por la Universitat de València y Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA  y grado medio inicial como Director Deportivo en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.

Anuncios

¿Pero qué pasa en la Bilbao-Bilbao?

¿Qué es una marcha cicloturista? Es la pregunta que me hago cada vez que acudo a uno de estos eventos. Comprendo que hay ciclistas con más y mejor preparación física que otros y que, por consecuencia, pueden ir mucho más rápido subiendo o en llano; pero, ¿bajando? Como reflexión después de lo visto y vivido en la Bilbao-Bibao 2017 me pregunto: ¿qué necesidad tenemos los ciclistas de ganarnos más enemigos de los que ya tenemos?

A 60 km./h. por el carril contrario, como si tuviésemos los dos carriles, como una carrera. Metiendo manillar, como si tuviésemos que ganar la posición, como una carrera. Aprovechando cualquier resquicio de espacio, incluidas las aceras, como una carrera. Sin preocuparse de la integridad física de los demás participantes para el beneficio propio, como una carrera. O ciclistas profesionales del Team DirectEnergie haciendo ‘selfies’ en plena marcha, como si estuviera permitido.

Mala reputación, indiferencia hacia nuestra lucha por el metro y medio de separación con los vehículos y descrédito total y absoluto hacia el colectivo ciclista.

Las consecuencias directas son las que son: entre los que van en BTT a 20 km./h. (con todo su derecho a ir, por supuesto) y los cicloturistas tranquilos y relajados que no esperan a un pelotón de profesionales frustrados que vienen a 45 km./h. en llano, han sido nueve traslados a los hospitales y seis atenciones y/o curas. Poco me parece para lo que he llegado a ver.

Un cero a los cicloturistas maleducados que invaden aceras 😒😒😒 #bilbaobilbao #ciclismo #Plentzia #Barrika pic.twitter.com/8OD3oPKiXH

— mikelbengolarri (@mikelbengolarri) 19 de marzo de 2017

¿Las consecuencias indirectas? Más graves, si caben: Mala reputación, indiferencia hacia la eterna lucha por el metro y medio de separación con los vehículos y descrédito total y absoluto del colectivo ciclista. Me enorgullezco de practicar este increíble deporte, pero me avergüenzo de algunas personas que, por desgracia, también lo practican. Las consecuencias de sus actos nos afectan a los demás. “Con lo sencillo que es hacerlo fácil…” he escuchado alguna vez. Pues eso.

 

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada

Fotografía: J. Cortés

Bilbao, 1992. Periodista por la Universidad del País Vasco desde 2015, con experiencia en medios radiofónicos locales y autonómicos.

Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA, Licencia de Director Deportivo 1 en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.

Di sí a la crema solar en marzo

Ayer me crucé con mi vecino del piso de arriba que también practica ciclismo. Al saludarnos me dijo que me veía moreno. Y le respondí con una sonrisa que todavía estábamos en marzo y que ya me vería en Agosto. Cierto es que mi piel agarra el tono moreno con cierta facilidad.

Esa situación me hizo reflexionar acerca del impacto del sol en la piel desde bien temprano del año. La siguiente vez que me ducho observo que tengo alguna ligera marca de sol en muñecas y rostro. Lo que demuestra que, efectivamente, me ha cogido el sol en alguna de las últimas salidas. No voy a soltar en este artículo una retahila de recomendaciones acerca del uso de la crema solar y la necesidad de protejer la piel de los que pasamos tantas horas bajo el sol.

Sí quiero mencionar que, pese a que el sol todavía no golpe con fuerza nuestras tierras, va siendo hora de ponérse cremita. Sí, estamos en marzo todavía. Pero no hay que extenderla por todo el cuerpo ni mucho menos. Debemos saber que tenemos puntos clave que están expuestos al sol prácticamente todo el año. Cualquier aumento de la radiación solar se nota en estas zonas:

  • La cara. Si llevamos gafas de sol, ¿por qué no nos vamos a echar crema? La marca de las gafas servirá como gran prueba de que el sol comienza a pegar con fuerza. Aplica una capa de crema solar en las mejillas, nariz y labios.
  • Las piernas. Los ciclistas se sirven de las piernas. En marzo, con primavera, ya se ven cullotes cortos, o piratas. Para colmo, después de entrenar nos aguantan el resto del día. ¿Por qué no le dedicamos cinco minutos antes de salir para echarles algo de crema para protegerlas del sol? Al fin y al cabo, ellas lo dan todo para que nosotros podamos disfrutar de la bicicleta. Cuídalas un pelín, hombre
  • Las manos. Particularmente, desde que sufrí una caída dura en octubre, siempre llevo guantes. En aquella caída me raspé algunas partes de la mano… No tengo tanta necesidad de echarme crema en las manos. Sin embargo, hace poco, en un día soleado, una pequeña franja de mi piel entre el guante y el manguito quedó al sol. No me quemé, pero ya tengo la muñeca morenita. ¡Ponte crema!

 

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada

Fotografía: J.Cortés

Bilbao, 1992. Periodista por la Universidad del País Vasco desde 2015, con experiencia en medios radiofónicos locales y autonómicos.

Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA, Licencia de Director Deportivo Nivel 1 en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.