Archivo de la categoría: Consejos

Cinco consejos para iniciarse en el ciclismo

IMG_20160808_175931

¿Te has dado cuenta de que cada vez hay más bicicletas por tu ciudad? Vas un día laborable por el núcleo urbano de tu municipio andando y puede que te pesen un poco las piernas porque has decidido dejar de usar tanto el coche: el combustible es un poco caro y, de paso, le ahorras un poco de contaminación a tu ciudad.

Mientras caminas te das cuenta de que hay más bicicletas de las que veías desde el coche. Y no sabes si es coincidencia o no, pero desde luego la gente va menos encabronada en bici que con el coche. Las dos ruedas te generan cierta simpatía. Te gusta la bicicleta, de hecho, en el pueblo, con algunos años menos, eras el que más y mejor andaba de toda la cuadrilla.

Una tarde decides “quitar la carbonilla” de tu bicicleta que tenías en el trastero. La miras y parece que todavía se conserva bien. Todos los cables tienen tensión, los frenos parece que frenan y la cadena no parece que se haya oxidado por la humedad. Los cambios no están del todo ajustados y rozan un poco, pero bueno, tampoco vas al Tour.

Te da un poco de miedo salir a andar un rato, hace tiempo que no salías y, bueno, sí, el que tuvo retuvo, ya, pero es que ha pasado tanto tiempo… Te planteas empezar a ir al trabajo en bici, pero temes que de casa al trabajo puedas tener algún percance. No te preocupes. Aquí tienes cinco consejos para inicarte en el ciclismo:

  • Protección: El casco. Sí o sí. En ciudad no es obligatorio pero si no eres el más habilidoso sobre la bicicleta, al menos de momento, mejor usar casco. A ver si por una caída tonta vas a tener una avería seria… Para los que seáis más habilidosos, sí, la habilidad y la experiencia ayuda a evitar caídas, pero no es una garantía de por vida para evitar accidentes. Ponte el casco.
  • Frenos en buen estado: No hace falta tener la bicicleta recién salida del taller a diario para ir seguro. Por algún sitio, el autor de esta entrada ha leído que el propio Alejandro Valverde se asegura de que los frenos frenan adecuadamente antes de cada etapa. Y eso que tiene un equipo de mecánicos profesionales detrás de él. Si Valverde revisa los frenos, ¿quién somos nosotros para no hacerlo? La tensión del cable adecuada y las zapatas sin desgastar.
  • Los frenos son para frenar: No tengas miedo de usar los frenos. Si te sientes inseguro, frena hasta que puedas trazar una curva con tranquilidad y seguridad. Los frenos no son un adorno, son una parte fundamental de la bicicleta. La bicicleta se conduce con los frenos.
  • Autosuficiencia: Lleva algún repuesto. Desmontables, una cámara de aire y una bomba pequeña son necesarios y es lo básico para el problema más habitual y repetido. A ver si vas a pinchar y vas a llegar tarde, o ni llegas, allá donde vayas. No mendigues materiales a los demás.
  • Seguridad vial: Es posible que haya muchos de bicicleta de montaña, pero si vas a ir por la carretera, que entre tu hogar y el monte seguro que hay alguna carretera, ¿qué menos que saberse las normas de circulación? Las bicicletas son vehículos, y como vehículos tienen que respetar las normas de circulación. No es ético pedir metro y medio de separación mientras nos saltamos semáforos, escuchamos música o sacamos el móvil.

 

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada

Fotografía: J. Cortés

Bilbao, 1992. Periodista por la Universidad del País Vasco desde 2015, con experiencia en medios radiofónicos locales y autonómicos.

Máster en Derecho Deportivo por la Universitat de València y Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA  y grado medio inicial como Director Deportivo en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.

Anuncios

Di sí a la crema solar en marzo

Ayer me crucé con mi vecino del piso de arriba que también practica ciclismo. Al saludarnos me dijo que me veía moreno. Y le respondí con una sonrisa que todavía estábamos en marzo y que ya me vería en Agosto. Cierto es que mi piel agarra el tono moreno con cierta facilidad.

Esa situación me hizo reflexionar acerca del impacto del sol en la piel desde bien temprano del año. La siguiente vez que me ducho observo que tengo alguna ligera marca de sol en muñecas y rostro. Lo que demuestra que, efectivamente, me ha cogido el sol en alguna de las últimas salidas. No voy a soltar en este artículo una retahila de recomendaciones acerca del uso de la crema solar y la necesidad de protejer la piel de los que pasamos tantas horas bajo el sol.

Sí quiero mencionar que, pese a que el sol todavía no golpe con fuerza nuestras tierras, va siendo hora de ponérse cremita. Sí, estamos en marzo todavía. Pero no hay que extenderla por todo el cuerpo ni mucho menos. Debemos saber que tenemos puntos clave que están expuestos al sol prácticamente todo el año. Cualquier aumento de la radiación solar se nota en estas zonas:

  • La cara. Si llevamos gafas de sol, ¿por qué no nos vamos a echar crema? La marca de las gafas servirá como gran prueba de que el sol comienza a pegar con fuerza. Aplica una capa de crema solar en las mejillas, nariz y labios.
  • Las piernas. Los ciclistas se sirven de las piernas. En marzo, con primavera, ya se ven cullotes cortos, o piratas. Para colmo, después de entrenar nos aguantan el resto del día. ¿Por qué no le dedicamos cinco minutos antes de salir para echarles algo de crema para protegerlas del sol? Al fin y al cabo, ellas lo dan todo para que nosotros podamos disfrutar de la bicicleta. Cuídalas un pelín, hombre
  • Las manos. Particularmente, desde que sufrí una caída dura en octubre, siempre llevo guantes. En aquella caída me raspé algunas partes de la mano… No tengo tanta necesidad de echarme crema en las manos. Sin embargo, hace poco, en un día soleado, una pequeña franja de mi piel entre el guante y el manguito quedó al sol. No me quemé, pero ya tengo la muñeca morenita. ¡Ponte crema!

 

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada

Fotografía: J.Cortés

Bilbao, 1992. Periodista por la Universidad del País Vasco desde 2015, con experiencia en medios radiofónicos locales y autonómicos.

Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA, Licencia de Director Deportivo Nivel 1 en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.

Consejos para entrenar sin bicicleta

Viaje al taller para dejar la bicicleta unos días en manos de los mecánicos. Mi local habitual cerró por vacaciones justo cuando más la necesité y no me quedó otra opción que buscar algún sitio donde abrieran los sábados a la mañana durante el dificultoso mes de agosto.

Para más inri, el lunes recayó en festivo, 15 de agosto, por lo que la ausencia de bicicleta se alargó hasta el miércoles a última hora de la tarde; y el primer entrenamiento no pudo ser hasta el jueves al mediodía. En este tipo de situaciones, ¿qué hay que hacer? ¿cómo se puede suplir la ausencia de bicicleta? Tres soluciones para matar el mono:

  1. Haz otros deportes, pero con moderación: aunque nuestro amor al ciclismo sea ya algo legendario, el ciclismo tiene algo en común con el resto de los deportes. Según Chema Arguedas, entrenador, preparador físico y nutricionista por la Escuela Nacional de Entrenadores, otros deportes que pueden complementar al ciclismo, desde el punto de vista aeróbico pueden ser el running, natación, esquí de fondo o los patines en linea. Todos son deportes, y por tanto, cualquier actividad nos ayudará a llevar mejor la falta de nuestra ‘cabra’. Eso sí, no olvides el auto-control. El cambio de formato hará que la musculatura no esté acostumbrada al nuevo deporte y ésta puede sufrir en exceso. Son días para disfrutar de otros deportes, como si fuera un periodo transitorio.
  2. Aumenta la carga del gimnasio. El ciclismo es un deporte cardiovascular, pero tiene un componente estrechamente relacionado. La fuerza. Si aprovechas estos días de parón para ir al gimnasio y desarrollar un poco más de fuerza, lo verás recompensado cuando vuelvas a subirte a la bicicleta.
  3. Descansa y aprovecha para avanzar con otras labores cotidianas: adelantar cuestiones laborales, de estudio, etc.
  4. Emplea los días sin bicicleta para estar más tiempo con la familia y los amigos, que seguro que lo agradecen tras tanto tiempo sin casi verte el pelo.

En cualquier caso, no te preocupes en exceso. Arguedas explica en su artículo “¿Cuánto pierdo al dejar de entrenar?”, las pérdidas empiezan a notarse a partir del décimo día. Aunque todo es relativo, pues esa primera semana también dependerá de la alimentación, descanso, etc. que llevemos.

En los próximos días escribiré sobre cómo retomar la bicicleta tras unos días de parón… De momento lo que se puede adelantar es que no hay que intentar recuperar las horas perdidas durante el parón. No salen los cálculos.

BIBLIOGRAFÍA:

  • ARGUEDAS LOZANO, José María. Planifica tus pedaladas (2011).
  • ARGUEDAS LOZANO, José María. ¿Cuánto pierdo al dejar de entrenar? (2012). Disponible en: http://goo.gl/lC8Z6g
  • ARGUEDAS LOZANO, José María. Deportes compatibles con el ciclismo (2014). Disponible en: http://goo.gl/pDxG91

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada

Fotografía: Jonathan Cortés

Bilbao, 1992. Periodismo por la Universidad del País Vasco en 2015.

Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA, Director Deportivo en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.