Beneficios de entrenar bajo la lluvia

La situación que genera a los ciclistas la llegada de un frente borrascoso, principalmente esta semana en toda la cordillera cantábrica, obliga a cambiar el plan de entrenamiento a casi todos. No obstante, a pesar de la lluvia, resulta extravagante pensar en los beneficios que genera entrenar bajo las precipitaciones meteorológicas.

Es cierto que, los equipos apuestan por hacer concentraciones en lugares donde las lluvias son escasas como Mallorca, Costa del Sol o la costa alicantina para poder garantizar buenos entrenamientos de larga duración sin la incomodidad de las lluvias.

Mejor obviar los perjuicios de la lluvia: incomodidad y aumento del riesgo de caída. No obstante, se hace extraño valorar las ventajas que aporta a nuestro entrenamiento hacerlo bajo la lluvia.

13071927_10205950272665554_3194077001499285432_o

Marcha cicloturista de Portugalete 2016, organizada por la Sociedad Ciclista Iru Herri. 115 km. bajo la lluvia. Actividad de Strava.

  • Mayor gasto calórico. Si lo que se desea es perder peso, la lluvia te ayudará a bajar de peso. El cuerpo consume mayor cantidad de calorías para mantener la temperatura corporal debido al frío generado por el agua. Se queman más calorías bajo la lluvia que en un entrenamiento común de la misma duración
  • Adecuación del sistema inmune. Aunque es posible que a las primeras de cambio, llegue un resfriado, con varios días bajo la lluvia el cuerpo mejora sus defensas tras superar un constipado. El modo de actuación es parecido, salvando las distancias, a una vacuna: el ‘Rhinovirus’ ataca el organismo pero una vez superada la enfermedad, el sistema inmune del cuerpo mejora para hacerle frente. Esto no significa que sea ya totalmente inmune, cuidado con equivocarse…
  • ¡No a la monotonía del rodillo! El rodillo es aburrido. Con películas, música, vídeos de entrenamiento virtual o incluso libros, el rodillo es la materialización de la monotonía más absoluta. Ni comparación con salir a ver el paisaje, aunque esté nublado.
  • Ventaja respecto a aquel que no sale. Si en una semana lluviosa un ciclista sale dos horas diarias y otro realiza rodillo una hora por día, serán siete horas de ventaja de uno respecto a otro. Si en una provincia como Bizkaia, por ejemplo y con mucho optimismo, llueve constantemente durante una semana al mes, son 21 horas de ventaja en 90 días; una cifra ya considerable. Y sólo saliendo dos horas cada día.

Ahora bien. Las cosas como son: no hay que arriesgar más de la cuenta. No hay que apostar el día de lluvia por subir puertos, con su consecuente descenso peligroso; o por hacer una tirada larga de cuatro horas. Una buena idea es hacer algunas repeticiones cortas de velocidad-resistencia para variar el entreno y no pasar demasiado frío.

Por cierto, el chubasquero es un buen aliado. ¡Buena carretera!

Ibai Lejárraga

img_0447_recortada
Fotografía: J. Cortés

Bilbao, 1992. Periodista por la Universidad del País Vasco desde 2015, con experiencia en medios radiofónicos locales y autonómicos.

Master MBA en Dirección y Gestión de Empresas de Marketing Deportivo y Patrocinio en el Deporte por EUROINNOVA FORMACIÓN. Gestión de la Comunicación en Entidades Deportivas y Gestión avanzada de RR.SS en el Deporte por la EUROPEAN SCHOOL BUSINESS SCHOOL.

Director Deportivo en HONDARMENDI TXIRRINDULARITZA KLUBA, Certificado de Director Deportivo 1 en Ciclismo por la ESCUELA VASCA DEL DEPORTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s