Análisis sobre la Resolución de 8 de enero de 2016, de la DGT

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el lunes, 18 de enero de 2016, con entrada en vigor ocho días hábiles después, el 26 de enero de 2016, una serie de restricciones a la circulación y que afectan a las organizaciones de fomento del ciclismo y a los propios ciclistas como usuarios de las vías públicas. En la Resolución encontramos dos apartados diferenciados: uno afectante a la organización de “pruebas deportivas, marchas ciclistas y otros eventos” y otro sobre “restricciones en vías con elevada circulación de ciclistas”.

Sobre el primer apartado, la Resolución especifica, en su primer anexo, los días y horas en las que no se permitirá ninguna competición, evento o marcha ciclista. “No se autorizará ni se informará favorablemente prueba deportiva alguna […] que pueda afectar a la fluidez de la circulación o la seguridad vial, especialmente aquellos que impliquen un uso excepcional de la vía”, resuelve el texto. Sólo quedan permitidas “las pruebas de carácter internacional que sean expresamente autorizadas o informadas favorablemente por las Jefaturas Provinciales de Tráfico”.

Acerca del apartado E que tantas expectativas ha levantado en el sector cicloturista al difundirse este texto. Este apartado permite ejercer la potestad para aplicar las restricciones en vías con elevada circulación de ciclistas a cargo del Organismo Autónomo Jefatura Central de Tráfico. “Durante días y periodos horarios concretos (se podrán fijar) limitaciones de velocidad con carácter temporal en los tramos de vías interurbanas que así se determinen por presentar una elevada circulación de ciclistas”.

Estas limitaciones de velocidad estarán señalizadas bien por una señalización variable, lo más probable sería mediante algún panel luminoso configurable, o por el Organismo Titular de la vía (Gobiernos autonómicos y Diputaciones forales o provinciales, principalmente) mediante una señalización fija indicando el alcance total de la limitación. Esto es, en resumen, una señal fija indicando el límite de velocidad, el alcance de la restricción (hasta qué municipio afecta) y el horario de afección. Y con toda probabilidad, será este formato el que se emplee en la mayoría de las carreteras en las que se decida aplicar estas restricciones.

Mi opinión de todo esto: mucho ruido y pocas nueces

Lo que he leído en algún tituPANTALLAZO NOTICIASlar, foro de Internet, grupo de Facebook o en mi timeline de Twitter, la gente está muy satisfecha por esta normativa. Y no es para menos. No voy a ser yo quien desprecie cualquier gesto de consideración desde las Administraciones hacia el colectivo ciclista. Sin embargo, mi experiencia por las carreteras, principalmente de Bizkaia, me sugiere otra realidad paralela de la que podemos pensar con esta normativa.

Alguien de los que me lee (si es que alguien me lee), si habitualmente sale por Bizkaia conocerá las carreteras BI-2120 y la BI-2121. Son las que van desde Plentzia hasta Mungia y desde Mungia a Muxika, respectivamente. Son carreteras de la red provincial secundaria de Bizkaia y que, casi seguro, son las carreteras donde más ciclistas hay, también entre semana. Son unos 30 km. de distancia entre ambas plataformas y predomina una reglamentación, ya aprobada hace años por la Diputación Foral de Bizkaia (titular de la gestión de la red de carreteras en la provincia), similar a esta de la DGT. Esta restricción se aplica los sábados, domingos y festivos de 8 a 14 horas (hasta el municipio que señaliza la propia señalización fija) y limita la velocidad máxima a 40 km./h.

PANTALLAZO LIMITACIÓN

Señalización ‘tipo’ en este tipo de vías con restricciones por ciclistas.

Aunque mi experiencia como ciclista y rodador por estas carreteras, tres o cuatro veces por semana, me hace contaros que los vehículos no respetan esta limitación de velocidad reducida. Van más despacio los fines de semana, sí, pero no por la restricción de la velocidad, sino por la afluencia, casi masiva (¡bien!) de los propios ciclistas, aunque es cierto que la circulación de vehículos los fines de semana y festivo queda en niveles anecdóticos.

Esta idea es la que la DGT quiere extrapolar al resto de carreteras del Estado, el modelo adoptado por la Diputación Foral de Bizkaia. Pero hay una terminología que queda en penumbra: “elevada circulación de ciclistas”. ¿Cuándo consideramos que hay una elevada circulación de ciclistas? Así pues, estamos ya plenamente metidos en las luces y sombras de la Resolución. Desde el organismo titular de una vía se puede decir que no se considera “elevada circulación de ciclistas” para no poner en marcha las restricciones y quedarse todo en papel mojado.

Por elucubrar algo más, estaríamos en un escenario aparente de protección al ciclista pero con una serie de normas que quedan expuestas de manera muy relativa al criterio de la Administración titular de las vías. ¿Cómo considerar entonces cuándo hay mucha afluencia de ciclistas? Sinceramente, no lo sé. ¿Por el número de accidentes? Poco viable porque muchos accidentes, o ya sólo ‘sustos’ se producen por carreteras con mucha afluencia de vehículos y los ciclistas tratamos de evitar este tipo de vías.

Reafirmo mis dudas acerca de la introducción práctica de esta Resolución. En cualquier caso, si alguien tiene algo que aportar -más información o experiencia ante este tipo de situaciones- será totalmente bienvenido.

Descarga la Disposición 401 del BOE núm. 15 de 2016 con la información sobre fechas y horas prohibidas para organizar competiciones, marchas y eventos (.pdf)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s